miércoles, 12 de agosto de 2009

Solos

Cada vez que te veo sentada en la vereda
Mirando a los mismos autos pasar
No puedo dejar de pensar que hay más
Que debe haber más que estar sobre la tierra

Tú dices sujétate porque hoy partimos
Pero yo ni me molesto en hacer mi equipaje
Y es que ya sé que tu fobia al futuro
Nos dejará en la puerta esperando otra vez

Cuando dices que salve al mundo
Que es mi deber y que no puedo decir que no
Veo con más fuerza todos los defectos
Que sueles esconder y no te dejan en paz

Algún día sé que todo estará bien y completamente
No relativamente como lo estamos siempre
Algún día todo el sabor a vainilla se irá de nuestras bocas
Y llegará lo mejor de vivir, o lo mejor de no hacerlo

Por eso hoy no te hago caso cuando dices algo para molestarme
Porque sé que todo cambiará para bien cuando ya no haya nadie

domingo, 9 de agosto de 2009

Despedidas

No me llores, no me extrañes
No voy a tarder en volver
Después de todo este es mi lugar
O eso es lo que dice ser

Tiernamente tus abrazos
Me servirán cuando no haya nadie
Espero que no me recuerdes
Y que la cama no parezca más grande

El sol y la luna te darán mensajes
Que susurraré en cada descanso
Aún no decido mi destino
Pero estoy seguro que te traeré algo

Sólo quiero darte un beso
Decirte adiós y que no me sigas
No necesito repetirte otra vez
Lo mucho que odio las despedidas

Inocencia (Avril Lavigne)

miércoles, 5 de agosto de 2009

Retírate

Retírate, retírate ya mismo
No quiero ver tu rostro un sugundo más
Tratando de escapar
De todo lo que para mí es escencial

¿Cómo algo tan real puede volverse aburrido?
¿Sientes esa pérdida en nuestra relación?
Cada vez que te escucho decir que no
Es como si clavaras un puñal en mi corazón

Retíralo, retíralo ya mismo
Dime que no dijiste eso
No eres tú quien está frente a mí
Es sólo tu fantasma interior

¿Cómo es que termina algo que era tan especial?
¿Otra vez vas a huir de nuestra responsabilidad?
Me das razones para querer gritarte
Sin importar lo que pase al siguiente día

Por favor devuélveme mi amor y vete
Porque si te quedas sólo se pondrá peor
Guarda tus palabras y piensa si vale la pena
Romper por completo esto que hemos creado
Pero que nunca supimos mantener vivo

domingo, 2 de agosto de 2009

¿Por Qué Me Amas?

Soy un tren descarrilado
Soy todo a lo que una persona normal diría no
Trato de cambiar de estado cada día
Y perderme entre los árboles

Puedo llegar a ser un rompecabezas
Complejo en todos los sentidos
Y aunque hay piezas que faltan desde hace años
Tú ves la imagen clara como el día

Tengo mil y un defectos sobresalientes
Hasta donde yo alcanzé a contar
Tengo la manía de gritar para que me escuchen
Y aún así me entienden mal

Entonces, la pregunta del millón
La pregunta que todos deben de hacerse
¿Por qué me amas?
¿Por qué me amas tanto?

Yo sé muy bien por qué te amo
Tantas cosas, que lo que no sé es por dónde empezar
Tu sonrisa que me hace sentir mejor
Hasta que yo sonrío contigo

Tus manos suaves y tus brazos cálidos
Que me abrazan en cualquier situación
Todo lo que se ve, y lo que solamente me dejas ver a mí
Todo lo que piensas, y todo lo que eres

Como ves, yo tengo más de una explicación
Podría alabarte toda la noche
Pero hay algo que no entiendo y me da miedo saber
¿Por qué me amas?
¿Por qué me amas tanto?

sábado, 1 de agosto de 2009

Así Eres (La Quinta Estación)

La Dama En El Espejo



Dentro de los espejos viven personas. Son iguales a nosotros porque están hechos de nuestros reflejos. Nos conocen desde la primera vez que nos fuimos a mirar a un espejo y crecen o mueren con nosotros.
Se lavan los dientes, se miran las espinillas, se retocan el maquillaje y nos devuelven todas aquellas cosas que gritamos frente a un espejo. Ríen y lloran junto a nosotros y cuando estamos resfriadostambién tienen la naríz roja.
Sólo aparecen cuando paramos frente a ellos. Les causa curiosidad nuestro mundo que, desde un espejo, se ve a la inversa.
Lo peor que les puede suceder es enamorarse de alguna persona de este lado del mundo. Eso le pasó a una damita de reflejos. Un día se asomó a curosear y frente a ella encontró a un joven que la fascinó.
- Recién te veo y ya te amo - le susurró ella. Y el chico dejó de llorar y comenzó a reir con un sol entre los labios.
Desde aquel día tuvieron citas. Él, frente al espejo, ella dentro del mismo. Ella lo escuchaba y le daba consejos. Pero sabía que no podía escucharla ni sospechaba de su existencia. Pero aquello era lo más cercano a tener a alguien a quien amar, pese al dolor que sentía por cómo era la vida, seguía asistiendo fielmente a cada cita.
Eso, hasta que un día en que el muchacho se paró frente al espejo y a los gritos dijo: estoy enamorado. La damita creyó que la había descubierto y ahora le decía en la cara lo que sentía. Pero no, tras él vio aparecer el reflejo de una mujer.
¡Crash! hizo el corazón de la damita. Aprovechando que él no la veía ni oía, le sacaba la lengua mientras él se afeitaba o le soplaba para evitar que se pudiera peinar el jopo, pero también lloraba desconsoladamente cuando él se pasaba el hilo dental por las noches.
Un día, él dejó de venir. La damita creyó que lo había ofendido y se sintió mal. Necesitaba verlo, explicarle que todo lo hacía porque lo amaba. Pero, él no apareció más. Ella se decidió y una tarde salió del espejo.
El mundo era maravilloso, un poco invertido, pero tan vivaz. Los sonidos eran sorprendentes, el sol le pareció monumental. Pero lo que más le gustó fue el color verde y las nubes. Había tanta gente que iba y venía, pero no lograba ver a quien buscaba. Comenzó a preguntar a quienes se le cruzaban: ¿Ha vistoa un joven que se peina el jopo, se pasa el hilo dental y cuando sonrie me ilumina?. La gente la miraba como a una loca y seguía su camino.
Estuvo horas, días, semanas buscándolo. No lo halló. Sufriendo, la cabeza gacha, las manos en la cara mientras lloraba. Hasta que sintió que alguien le tocaba el hombro izquierdo:
- ¿Por qué lloras?. Ella levantó la cabeza y lo vio, su amado con los ojos rojos.
- Porque te amo - le respondió
- Pero yo no te conozco
- Pero yo te amo - insistió ella - por eso lloro.
- Yo también lloro por amor - le explicó él - Y porque estoy solo.
- Me tienes a mí
- Pero yo no te conozco
- Igual me tienes
- Caminemos juntos - le dijo él extendiéndole la mano
- Vamos, quiero mostrarte el color verde - dijo la damita
Y se fueron, pensando que tal vez eso de que en el mundo hay alguien que te espera aunque no lo conozcas puede ser verdad, sólo que habría que corregir y decir, tal vez en los mundos hay alguien para ti. Tal vez te observa, te ama y hoy no se atreve, pero algún día saldrá a encontrarte.